Mi estado: Tristeza

Un día puede ser distinto, pero la emoción puede ser un ciclo, y muchas de nuestras decisiones dependen de una emoción estable o inestable de nuestra parte, es decir una emoción puede marcarnos por un periodo de vida, este puede enmarcar con señales el corazón por un gran tiempo o una emoción puede transformarnos para transcender en la felicidad y gozo absoluto de nuestra vida.

Este segmento es para hablarle aquellos que se identifican actualmente con una de las siguientes emociones que serán publicadas en esta y las siguientes entradas.

1) Para la tristeza: Así como dicen que la obscuridad es ausencia de luz, pues la tristeza es ausencia de alegría. Esta puede llegar a abatir a cualquiera cuando cedemos espacio en nuestra mente y corazón. Después de todo no es del todo malo padecerla, pues también simboliza que antes se vivió en bienestar pleno y que puede recobrarse. Llega a vincularse con algún mal en el preciso instante que se hace dueño de todo aquello que hacemos y se anida para perdurar por un tiempo más prolongado del que debió permanecer. La palabra de Dios me recuerda que cuando David se sentía abatido ya se por persecución o algún tipo de tragedia, pues el se deleitaba en Dios, se resguardaba en la protección del Altísimo.

Salmos 31:9
Ten misericordia de mí, oh Jehová,
porque estoy en angustia;
Se han consumido de tristeza mis ojos,
mi alma también y mi cuerpo.
Pero Dios nos recuerda que la tristeza es pasajera y no debe de convertirse en algún tipo de hogar para nuestra vida, pues el cambia esta por alegría.
……………
Salmos 30
11 Tú cambiaste mi tristeza
y la convertiste en baile.
Me quitaste la ropa de luto
y me pusiste ropa de fiesta,
12 para que te cante himnos
y alabe tu poder.
…………….
No hagas tu estación de vida a la tristeza, tienes derecho a padecerlo más no a permanecer en ella. Que Dios sea tu deleite y ponga risa en tus labios y alabanza en tu boca.

Jeremías 29:11

Dios Habla Hoy (DHH)

11 Yo sé los planes que tengo para ustedes, planes para su bienestar y no para su mal, a fin de darles un futuro lleno de esperanza. Yo, el Señor, lo afirmo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s