“¿Me regala dinero para comprar mi comida?”

Me gusta eso de meditar un poco más allá de lo que nuestros pensamiento puedan ver. Gracias por la meditación y creo que de alguna forma recordatorio de como Dios nos ve a nosotros. Esto que escribiste Eva Paola, me recordó el siguiente pasaje:

6 Jesús estaba en Betania, en casa de Simón, al que llamaban el leproso; 7 en esto se le acercó una mujer que llevaba un frasco de alabastro lleno de un perfume muy caro. Mientras Jesús estaba a la mesa, ella le derramó el perfume sobre la cabeza. 8 Los discípulos, al verlo, se enojaron y comenzaron a decir:
—¿Por qué se desperdicia esto? 9 Pudo haberse vendido por mucho dinero, para ayudar a los pobres.
10 Jesús lo oyó, y les dijo:
—¿Por qué molestan a esta mujer? Ha hecho una obra buena conmigo. 11 Pues a los pobres los tendrán siempre entre ustedes, pero a mí no siempre me van a tener.

Me recuerda que Dios no vio a una persona pecadora o no digna de derramar algo tan valioso en los pies del Rey, ya sea por ser una persona sucia o proveniente de algún sitio donde no figuraba la presencia de Dios, sino que la vio de una forma totalmente distinta a lo que los discípulos pudieron ver. Veamos como Jesús lo hizo, veamos como quien necesita el amor del Padre, como quien necesita el abrazo del Padre. #SeamosJesús

paolatortola

Tengo tantas historias que contar pero hoy debo compartir una de ellas con todos ustedes. Hoy tuvimos una reunión con amigos, nos juntamos en un café conocido por muchos, tenía tiempo de no verlos. Estábamos a punto de jugar de esos juegos de mesa que siempre hay en mi bolsa, cuando dos niños se acercan y me dicen “¿Me regala dinero para comprar mi comida?” … Inmediatamente me levanto y acudo a su pregunta, no les doy dinero, les dí comida. Felices los dos niños, escogen 2 juguetes junto con el menú que deseaban (por cierto, conocían el menú muy bien). Los invité a comer con nosotros y nos sentamos a conversar. De repente, uno de ellos, dice “hoy junté Q25” y sacó el dinero que reflejaba más de la cantidad que él decía. En ese momento muchas preguntas surgieron y, claro, aparece ese pensamiento “Estos niños me babosearon, les di de comer y SI…

View original post 770 more words

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s