Sobrevivirte

Que pena no permitirte extrañarte,

o el tan solo concilio de tenernos pronto,

mientras pueda, quedaré con el corazón en tus manos,

al cuidado de tu proteccionista filosofía de olvidar.


Princesa te escribo para leerte yo mismo,

aquí sin ya motivaciones y sin tiempo de aliviar penas.

Conquistemos este apartado con mi presencia en letras,

y tu espectro en ideales y lo que pudo ser,

podrías darle vida, si me vuelves a leer.


Llamemos esto algo verdadero,

si algo quedo de aquello, aquello llamado amor.

Sin viajar a tu ventana abierta por madrugadas,

donde solo perderme en tu habitación, aquella del corazón.


Confieso echarte de menos por momentos (entiéndase por exceso),

pues no estas o nunca aprendí hablar con tu telepatía excéntrica.

Te necesite antes, quizás hoy y pueda que mañana,

al fin no se si sos felicidad como para buscarte siempre,

o seré muy prescindible para que no me busques.


Parecemos conquistar el mundo cuando estamos juntos,

separados me pregunto si caberiamos en una palabra.

Lo cierto es que ahora ya no estas junto conmigo mismo,

o si yo cambie y me encuentro separado de tu insoportable soledad.


Sin embargo ya es de tarde,

nos alejamos y yo queriéndote tan cerca (por no decir: “ser uno”).

Llamemos esto verdadero,

y déjame sobrevivirte con tu yo por una tarde fuera de la ciudad,

obviemos el futuro y supongamos que formo parte de ti.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s